Instagram cumple 10 años. La red social que revolucionó el marketing visual

La foto de un simpático perro. Esa fue la primera imagen subida a Instagram, la red social que ha transformado las estrategias de marketing de millones de empresas en la última década. Se trataba de la mascota de Kevin Systrom, el cofundador junto a Mike Krieger de la plataforma. La imagen fue subida un 16 de julio de 2010. Era una simple prueba. La red social se puso en marcha unos meses después. El 6 de octubre de 2010 se puso a disposición de todos los usuarios de la App Store de Apple.

Desde entonces, su crecimiento ha sido exponencial. Las cifras marean: en septiembre de 2011 ya tenía once millones de seguidores. En 2012, los clientes de Android la tuvieron por fin también a su disposición. Ese mismo año, Facebook la adquiría por 1.000 millones de dólares, una cifra que parecía una locura entonces y que hoy se estudia como una de las mejores operaciones de la década. Apenas dos años después, en 2014, más de 300 millones de personas utilizaban la app cada mes.

El crecimiento ha sido apabullante y su capacidad de reconducirse ante los cambios sociales o aparición de nuevas redes, también. La transformación digital es un hecho, pero hay tal cantidad de productos nuevos que es fácil que, si carecen de consistencia, si no han seguido una estrategia meditada y profesional, sean flor de un día. Desde luego, esto no ha ocurrido con Instagram. Hoy existen más de 1.000 millones de cuentas activas cada mes.

EL 90% DE LOS USUARIOS DE INSTAGRAM SIGUE A ALGUNA EMPRESA

No hay que ser un lince para intuir el potencial que Instagram tiene para el desarrollo del marketing. Seguimos dando cifras, que la mejor forma de felicitar a un producto tecnológico es reconociendo sus logros: el 90% de las cuentas existentes sigue a alguna empresa. La capacidad de penetración de una marca a través de Instagram es, pues, extraordinaria.

Las celebrities llevan años haciendo su agosto gracias a una aplicación que es especialmente audiovisual. Y las marcas más potentes han visto un filón en ellas para dar a conocer su producto a los millones de seguidores.

En los últimos años se ha asentado también la importancia de los llamados microinfluencers, aquellos que poseen cuentas con alrededor de unos 10.000 seguidores. La proximidad que ofrecen estos instagramers más modestos, pero también consistentes, genera más confianza en el consumidor y los productos que recomiendan suelen tener un porcentaje de adquisición mayor. Suele ser muy buena estrategia contar con ellos, después de hacer un análisis de su público y su contenido, para empezar a dar a conocer una marca.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y por lo tanto propietario de Instagram, ha insistido una y otra vez que para su compañía es una prioridad absoluta el comercio electrónico a través del móvil. E Instagram cuenta con unas peculiaridades que la hacen perfecta para desarrollar este tipo de negocio.

Lo menos que podemos pedir al marketing y las ventas es que camine al mismo paso que el presente. Y el presente, lo sabemos todos, es Instagram. Pero si tenemos la capacidad de adelantarnos un poquito, de saber predecir de algún modo el futuro, nuestra estrategia de marketing va a ir mucho mejor.

Con Instagram, parece más sencillo hacer esta predicción. Analicemos sus constantes movimientos, adecuémonos a sus innovaciones. Es tal su capacidad de renovarse y adaptarse a las necesidades de las nuevas generaciones, que en poco tiempo eso que hoy es una novedad será lo habitual. Solo fijándonos en ello y aprendiendo su uso y sus posibles desarrollos en marketing estaremos un pasito por delante de nuestra competencia.

Fuente: https://www.foromarketing.com/

Fotografía de cabecera de:  Maria Raquel en Pixabay